FeelingBilbao

Porque es posible sentir Bilbao.

FeelingBilbao - Porque es posible sentir Bilbao.

Un domingo cualquiera… En Bilbao.

Hace un par de domingos no teníamos ningún plan especial. Nos levantamos y decidimos ir a descubrir qué nos deparaba Bilbao, sin nada en mente. Un plan de los más agradable.

La logística para hacer esto con dos niñas es complicada, así que con sillita incluida, nos metimos en el tranvía para disfrutar de Abandoibarra y bajar en Pío Baroja a pasear.

Ya allí, se nos ocurrió que podíamos acercarnos a Tourné Bilbao, de la que ya os hemos hablado aquí, para alquilar unas bicis con sillas de niño incluidas y pasear la ciudad con ellas, puesto que el día se prestaba.  Pero la idea resultó ser todavía mejor, puesto que estando allí, Aitor, el propietario, nos propuso un plan mucho mejor. Una bici con habitáculo delantero en el que sentar a los más pequeños y disfrutar del viaje.
Así que, movilizados, decidimos lanzarnos a disfrutar del botxo.

Disfrutando Bilbao
La verdad es que los bidegorris que tenemos son una auténtica maravilla. Abandoibarra entero, paseado en bici, es una delicia. Los descansos en los columpios, arrastrando a dos peques, son obligatorios, y la zona se presta a hacer este tipo de paradas técnicas.

El puente de Euskalduna fue el punto elegido para pasar a la otra orilla, puesto que cuenta con carril bici en toda su extensión.

Vuelta por Deusto y, sorpresa. A la altura del Ayuntamiento nos topamos, en la ría, con… ¡Un campeonato de waterpolo! Sí, sí… Cómo lo oís. La regeneración de la ría, de la que ya hemos hablado en más ocasiones, es una maravilla. Bilbao se transforma a su paso y nos ofrece sorpresas que antes no hubiéramos podido ni imaginar.

Waterpolo

Fotos, descanso y continuamos hasta el Mercado de Flores de El Arenal. Colorido y agradable como poco. De hecho, sin nada que envidiar a otros mercados de otros países que he visitado.

Más bici, más paseos, más conversaciones con curiosos que se acercaban a ver nuestra bici con carro de niños incorporada… Y vuelta a Tourné.

Una mañana de lo más agradable y entretenida. Resultó tener un poco de todo sin pensarlo.

La reflexión que me hago es por qué hacemos este tipo de cosas, de la manera más natural, cuando nos vamos de turismo a cualquier lugar y no lo hacemos en nuestra fantástica ciudad. Resulta que cada vez vienen más extranjeros a conocer la Villa y nosotros, no la disfrutamos.

The world is yours.

Os animo a pasaros por Tourné porque siempre es una buena idea para conocer Bilbao de una forma diferente. Cuentan con opciones de los más variado, rutas guiadas, juegos…
Pero si no os apetece este plan, podéis buscar cualquier otro que os apetezca y os ayude a sorprenderos con Bilbao. Porque lo merece.