FeelingBilbao

Porque es posible sentir Bilbao.

FeelingBilbao - Porque es posible sentir Bilbao.

Una semana del Athletic. Día 5.

¡Buenas noches!

Pues hoy, la entrada es muy sencilla y muy grande a la vez.

Es corta, pero a la vez inmensa.

Porque en Bilbao, hemos sobrepasado los límites de largo. Esta afición es grandiosa y me deja sin palabras.

Para muestra, un botón. El hospital de Basurto. El hospital público de Bilbao, que desde hace unos días, cada hora, ha variado el sonido de las campanadas de su reloj, para convertirlas en… ¡¡el himno del Athletic!!

Sin palabras. Os dejo con el video.

Una semana del Athletic. Día 4.

¡Buenas noches!

¿Alguno tiene alguna duda, a estas alturas de la película, de que Bilbao está totalmente revolucionado y volcado con su Athletic?

El cómo los negocios y edificios se han engalanado con sus mejores vestiduras rojiblancas, está a la vista de cualquiera, sea o no muy observador, pero esos pequeños detalles cotidianos de la hinchada, eso que nos hace grandes, eso, os lo descubre FeelingBilbao en esta semana del Athletic.

Por eso hoy queremos presentaros… ¡¡la moto rojiblanca!! 

La moto rojiblanca.

Una semana del Athletic. Día 3.

¡Buenas noches!

El post de ayer hablaba de cómo los bilbainos, esta semana, van a trabajar en rojiblanco. Bien se puede ir en autobús, es esos autobuses que animan al Athletic desde el lunes. Pero… ¿y si vamos en tren? Mejor, ¡en el tren del Athletic! 

El tren del Athletic.

¿Lo habéis visto circular estos días por Indautxu, en las cercanías de la Gran Vía o incluso por San Mamés?

¡Claro que sí! ¡Aupa Athletic, carajo! (que decía el gran Bielsa).

 

Una semana del Athletic. Día 2.

¡Buenas noches!

Pues sí, como decíamos ayer, Bilbao es rojiblanco. Al completo. Sin paliativos.

Nuestro Athletic lo merece todo. Claro que sí. La final de Copa se aproxima.

Y cuando digo todo, digo TODO. Hasta ir a trabajar en rojiblanco. Aunque seas un señor respetable que peina canas. Aunque vistas de ejecutivo y con maletín. (Y con txapela).  Porque ser del Athletic se lleva por dentro y por fuera. Porque si no, ¿en qué otro lugar podríamos encontrarnos una estampa como esta, a las 8.00 AM, en un ascensor de un edificio de oficinas?

Ejecutivo rojiblanco.

Una semana del Athletic. Día 1.

¡Buenas noches!

Como cualquier bilbaino que se precie sabe, esta semana es muy especial en Bilbao.

Yes que, una vez más, nuestro pequeño Gran Athletic ha conseguido una proeza épica de las suyas y jugará la Final de Copa el próximo sábado en Barcelona, nada menos que ante el Barça.

Porque todo es poco para el león y parece que derrotar al enemigo en su propio campo se antoja algo alcanzable. Pero difícil, eso sí. Por eso, una vez más, Bilbao entero se vuelca con su equipo del alma y el rojo y blanco pasa a ser el principal protagonista de la ciudad entera, decorada desde el más mínimo balcón hasta el más magnánimo edificio, pasando por instituciones, comercios y calles.

Bilbao en las nubes.

¡Buenos días!

Mucho tiempo sin pasar por este rincón, que cada vez se convierte más en un lugar de desahogo casual y de pensamientos interrumpidos sobre nuestro botxo.

Ideas, muchas. El tiempo dirá si las podemos poner en práctica.

Mientras tanto, últimamente, subo y bajo de aviones más de lo que me gustaría, y por lo tanto, me alejo de Bilbao en más ocasiones de las oportunas. Pero, ¡héte aquí!, que en uno de esos viajes, subo a un avión alemán y me encuentro, ojeando su revista, que la ciudad Lufthansa del mes de marzo es, ni más ni menos que Bilbao.

Del Athletic, Europa League, pantallas, dulces y otros.

¡Buenos días!

Ha llegado el día. Nuestro Athletic se medirá con el Atlético de Madrid en la primera final europea que disputa en 35 años y 28 después de conquistar su último título (en realidad dos, el doblete del ’84).

Para ello, casi 13.000 personas se han desplazado a Bucarest para dar ánimo a nuestros leones. Esperemos que todos ellos lleguen, porque vistos los retrasos y problemas que se están dando con los vuelos, tengo algunas dudas.

Para los que disfrutaremos de la final en casa se abren varias posibilidades: