FeelingBilbao

Porque es posible sentir Bilbao.

FeelingBilbao - Porque es posible sentir Bilbao.

Nuestra Ría. Historia pasada y actividades presentes.

¡Buenos días!

Nuestra querida Ría de Bilbao supone la desembocadura del río Nervión, el Ibaizabal y todos sus afluentes en el mar Cantábrico, y recorre todo Bilbao, dividiéndolo en dos márgenes (izquierda y derecha, cada una con su Historia bien diferenciada).

Fuente: www.picosdeeuropa.net

Pero, ¿por qué hablamos de la Ría y no del río? ¿Qué supone este nombre? Para mí fue un descubrimiento relativamente reciente el hecho de que una ría es un afluente de mar que penetra en la tierra, cubriendo una cuenca fluvial. Es decir, es un brazo de mar (al igual que un fiordo, aunque este, por definición es más profundo) que “pasa por encima” de un río. Una forma muy fácil de diferenciarlos es el hecho de que una ría siempre va a subir y bajar con las mareas, al contrario que un río, y esto es, precisamente, lo que hace nuestra Ría y todos los bilbainos conocemos, debido al olor característico que desprende, o más bien desprendía, los días de marea baja.

Bilbao no sería sin su Ría y la Ría no viviría sin Bilbao. Su historia va íntimamente ligada. Desde los inicios de la ciudad como puerto de comercio, que ya comentamos aquí, hasta la continua contaminación que la potente industria desarrollada en la Villa en los siglos XIX y XX vertió sin descanso ni pudor en las aguas cada vez más marrones que la recorrían, pero que a la vez potenció el desarrollo de la región.

Cuando yo era pequeña, la Ría era esa zona descuidada, nauseabunda y marrón en cuyas orillas se amontonaban explanadas de ruinas industriales como las de la fábrica Euskalduna, o contenedores marítimos amontonados, como en la Campa del Inglés. Nadie se acercaba por esa zona a pasear. Esas aguas que el 26 de agosto de 1983 decidieron desbordarse, después de varios días lloviendo y, especialmente de 24 horas seguidas en las que cayeron 1.500 toneladas de agua. Aquel día, la Ría arrasó la ciudad, se adentró por sus calles y se elevó hasta alturas de 5 metros.

Fuente: jon.arregi (Flickr)

Algo más tarde, cuando iba a la Universidad, recorría el puente de Deusto, uno de los pocos que cruzaban las aguas de Bilbao, con el frío y la lluvia golpeando en oblicuo desde las márgenes desnudas que ninguna edificación en los alrededores frenaba.

Quien no conociera Bilbao en aquella época, pensará que hablo de otra ciudad, y todo porque hoy en día nuestra Ría es el corazón de la Villa. El centro neurálgico de los inmensos paseos rehabilitados, como en de Abandoibarra, el eje de desarrollo urbanístico y turístico llevado a la excelencia. Es alrededor de la Ría donde se ubican los edificios más emblemáticos de la transformación de Bilbao, como el museo Guggenheim, el Palacio de Euskalduna, las Torres de Isozaki o los nuevos puentes que la surcan, como el Zubi-Zuri conocido como el puente Calatrava por el arquitecto que lo diseñó. Los pisos más lujosos y los parques se asoman a la Ría buscando la mejor ubicación. Muchos de ellos son el estandarte que lucimos para nuestra nominación como finalistas para ser Capital Mundial del Diseño en 2014, tema del que ya tratamos en otro post.

Fuente: challenges4innovation.es

Pero el hecho que demuestra, definitivamente, hasta qué punto se han regenerado las aguas que en otro tiempo estuvieron repletas de vertidos, es el gran número de actividades que promueven el ocio y que han empezado a desarrollarse en la Ría, constituyendo un gran atractivo para bilbainos y foráneos.

Vamos a empezar a enumerar las alternativas de ocio en la Ría con los paseos en barco. Hay, hoy en día, más de una empresa que hace visitas por la Ría, tanto por la parte urbana, como otras más largas que llevan a los visitantes a recorrer los 14 km. que transcurren hasta la desembocadura en el mar, en el municipio de Santurtzi. La empresa Bilboats es una de ellas, con salidas todos los días del año en horarios diferentes. En ocasiones especiales, como la Aste Nagusia, hacen incluso recorridos originales en los que se pueden ver los fuegos artificiales desde el barco.

Fuente: elmundo.es

Podéis consultar sus posibilidades en su página web. Los barcos se cogen en el pantalán situado frente al Ayuntamiento, a la altura de la plaza Pío Baroja. Muy recomendable, y os hablo desde la experiencia de haber hecho más de un trayecto con ellos.

Otra manera original de conocer nuestra Ría desde dentro es la que nos ofrece la empresa Bilbobentura. Ellos fueron de los primeros en apuntarse al carro de la regeneración de la Ría y pusieron en marcha paseos en piragua recorriendo la marea. Se alquilan los equipos, con todo lo necesario (piragua, neoprenos, remos, vestuarios, etc.) por tiempo limitado, de lo que depende el precio a pagar. Con una pequeña explicación del funcionamiento, nos podemos adentrar en un divertido paseo que nos permite ver nuestra ciudad como nunca antes lo hemos hecho, desde el centro de sus aguas.

Tengo que decir que también he probado esta opción, concretamente, en una despedida de soltera, y además de pasarlo en grande, me sorprendió conocer los puentes de Bilbao desde abajo, o ver los paseos desde otra perspectiva. Se encuentran en la explanada del Museo Marítimo, de dónde parten los paseos en canoa cualquier día de la semana, con un amplio horario. Su página web, aquí.

Desde el pasado 18 de Junio, podemos, además, tomar clases de Stand Up Paddle Surf (SUP) en el Nervión, gracias a Bwaters Kirol Taldea. Esta modalidad consiste en navegar encima de una tabla de surf con un remo. La asociación pretende promover el deporte y hacer gala de la regeneración de la Ría. Para ello, el citado día relizarón un bautismo en las aguas de Bilbao, en las que reunieron a un gran número de personas. A partir de este año proponen cursos de iniciación al SUP que nos permitirán navegar por Bilbao.

Fuente: deia.com

Merece mención aparte la 1ª edición del Bilbao Triathlon que se desarrolló el pasado 28 de Mayo y que surcaba, entre otros, 1,9 km. de nuestra Ría. Atletas de la talla de Virginia Berasategui se dieron cita para completar un elenco de 477 personas que fueron un espectáculo nadando por Bilbao. Ya preparan futuras ediciones visto el éxito que tuvo.

Y por último, también quiero comentar los cursos de vela que se desarrollarán en la Ría desde el 1 de Julio. La idea es promover los cursos de un total de 10 horas, de lunes a jueves, en horarios de mañana o tarde. Todo esto, al lado del Museo Marítimo. El único requisito, tener más de 10 años.

Fuente: www.bilbaokirolak.com

Esta última iniciativa se lleva a cabo a través de Bilbao Kirolak, por lo que los interesados podrán inscribirse de la misma forma que a cualquier otro curso desarrollado en los polideportivos municipales. Aquí tenéis la web de la red de deportes municipal.

En resumen, querida Ría, ¡quién te ha visto y quién te ve!