FeelingBilbao

Porque es posible sentir Bilbao.

FeelingBilbao - Porque es posible sentir Bilbao.

Mami Lou Cupcake.

¡Buenos días!

Gracias a una querida amiga, he hecho un descubrimiento de lo más interesante que no quiero dejar de compartir con vosotros.

Se trata de Mami Lou Cupcake, una interesantísima mezcla de degustación, cafetería y tienda de estas originales magdalenas, regentada por un emprendedor belga afincado en Bilbao, situada en la calle Barraincúa.

Cupcake situado en BilbaoEn este establecimiento, de reducidas dimensiones pero aprovechado de forma extraordinaria, podemos pasar un rato agradable degustando alguno de sus innumerables cupcakes, elaborados de forma artesanal por el propietario, siguiendo la tradición de su abuela Ludovika a la que debe su nombre.

Nada más entrar, lo primero en lo que reparamos es la decoración, cuidada hasta el extremo, al más puro estilo de las pastelerías-degustación de antaño, con un toque francés (belga en este caso) que se nota en las baldosas, las mesas y sillas de forja y madera, las paredes con pizarra en los que se van especificando ofertas y novedades, y, cómo no, en las innumerables magdalenas de infinidad de sabores y mezclas diferentes, con todos los colores del arcoiris decorando sus “toppings” de queso fresco y golosinas, formas y muñecos que invitan a perder la imaginación en los bocados que vendrán después.

Otro de los pluses del establecimiento es la gran carta de infusiones, tés, cafés y otros que podemos degustar. Bien es cierto que en los últimos años, han proliferado establecimientos en los que los amantes de los tés podemos disfrutar de este placer en Bilbao, pero también es verdad que distamos mucho de estar a la altura de otros países europeos en los que pedir un café o un té al terminar el menú en cualquier bar, es tanto como no decir nada, porque no conciben el que exista sólo una posiblidad de tomarlo. Es en esto en lo que se reconoce el toque extranjero de poder disfrutar de un sinfín de bebidas diferentes dentro del amplio espectro de las tisanas.

Una de las dudas que me asaltó al conocer el local, fue la de si no sería una calle poco transitada para que un negocio de estas características fuera conocido, pero en una agradable conversación que pude mantener con su propietario, me explicó que, salvo la semana de fiestas de Bilbao, están muy contentos con la afluencia de gente que están teniendo. De hecho, y a pesar de que yo acudí, precisamente, durante la Aste Nagusia, en el agradable rato que pude disfrutar allí junto con mi bebé y mi amiga, fueron varias las personas que entraron a degustar capuccinos y otros, acompañados de algunas de sus maravillosas creaciones dulces.

Pero no sólo ahí radica el éxito de la iniciativa, sino que además, podemos comprar cajas de cupcakes de todos sus sabores, para llevar a casa y disfrutar con tranquilidad. En su página web (aún en construcción), y en su perfil de Facebook, nos anuncian, además, la posiblidad de elaborar pedidos a medida, para caterings o celebraciones personalizadas en tamaño, sabores, decoraciones, etc. Tengo que decir que yo degusté una magdalena de arándonos, con una decoración de gominola con forma de pitufo encima, más que encantadora.

Por lo que se puede intuir de las conversaciones mantenidas en su muro de Facebook, parece que la relación con los clientes habituales es más que cercana, lo cual es de agradecer…

No se me ocurre ninguna pega que poner a este establecimiento, original como pocos en nuestra Villa, aunque, según lo que pude conocer de boca directamente de su dueño, parece que dentro de poco tiempo, vamos a poder disfrutar de algún establecimiento más de este tipo en el botxo… Ya se sabe, las ideas genuinas siempre son copiadas.

No dejéis de conocer este establecimiento, muy recomendable, de verdad.

Categoría: Comer, Ideas de ocio