FeelingBilbao

Porque es posible sentir Bilbao.

FeelingBilbao - Porque es posible sentir Bilbao.

La Liga de las Aficiones.

¡Buenos días!

Bilbao se siente, de eso no cabe ninguna duda, y ese sentimiento se extiende a todos sus símbolos, desde la baldosa que pisamos (de la que ya hablaremos en otra ocasión), hasta el color azul Bilbao que se luce en los pañuelos de fiestas, pasando por otras costumbres que exhibimos con orgullo y defendemos ante quien haga falta.

Y sin duda, otro de nuestros símbolos por excelencia, otro de nuestros motivos de adoración es nuestro Athletic, que no es sólo un equipo de fútbol, sino un amalgama de sentimiento, representación, raza y afición. El símbolo de un deporte noble que llegó de Inglaterra a los muelles del puerto de un Bilbao industrial, y que arraigó aquí con la fuerza suficiente para mantenerse con características a las que en otros lugares ya se ha renunciado.

Quizás por todo esto, la afición del Athletic siempre ha sido reconocida como “especial”, como una de las mejores aficiones del actual campeonato, y “La Catedral”, nuestro querido San Mamés, un feudo en el que la presión deportiva sobre los otros equipos hace difícil llevarse la victoria. Pero nunca, hasta ahora, teníamos un reconocimiento oficial externo de nuestro jugador número 12. Aunque todo llega… Para ello, siendo esta la segunda temporada en que se lleva a cabo, Mahou y Universo Marca han organizado “La Liga de las Aficiones”, en la que se pretende seguir y premiar a las hinchadas dispuestas a “apoyar al equipo en los buenos y malos momentos, a respetar al contrario, a defender el compañerismo, el juego limpio y la deportividad dentro y fuera del campo”.

Para ello, un equipo de periodistas deportivos se desplazan por los diferentes campos, observando en cada caso al jugador número 12, para puntuarlo de acuerdo a las siguientes categorías: deportividad, color (en las gradas, con banderas, camisetas, etc.), apoyo (aforo en las gradas, intensidad y nivel de ánimos) e imaginación (en la letras de los cánticos, pancartas y otros).

El año pasado, la afición del Jérez se llevó el reconocimiento, y nosotros tuvimos que conformarnos con la segunda posición, pero, como no podía ser de otra forma, en esta temporada 2010-2011, el trofeo es nuestro, obteniendo una puntuación total de 3,29 sobre 5. Como dato curioso, nuestra hinchada ha sido las más fiel, con una media de ocupación del campo del 91% (que se dice pronto).

Los reconocimientos siempre son agradables y dignos de mención y agradecimiento. Si bien es cierto, que pensando en algunos momentos mágicos de fusión entre afición y equipo, es difícil no reconocer lo evidente, unos seguidores que siempre han estado ahí para lo bueno, pero también para lo malo. Ya no hablemos del recuerdo de la última liga ganada por el Athletic en 1984, que, aunque tuve el privilegio de vivir, queda tan lejos en la memoria, pero pensemos en otros momentos más cercanos e igualmente emocionantes:

– 1998: Último partido de liga, Athletic – Zaragoza, sábado por la noche, 1-0, subcampeonato de liga, clasificación para la Champions League (en una época en la que sólo se clasificaban dos equipos) y posterior recibimiento el lunes a los jugadores en Bilbao.¡¡Impresionante!!

– 2009: Vuelta de la semifinal de Copa en Bilbao, partido para remontar la eliminatoria, ambientazo en Pozas, 3-0, locura colectiva, clasificación para la final y fiesta generalizada en Bilbao. ¡Para no olvidar!

Son sólo ejemplos, porque hay otros muchos momentos emocionantes que ilustran lo que es ser seguidor del Athletic, como la llegada del autobús del equipo a Mestalla antes del partido de final del copa contra el Barça, escoltado por toda la afición, que convirtió a Valencia en rojiblanca por un día. Un momento digno de ser vivido que los que tuvimos el lujo de presenciar, nunca olvidaremos. En fin, tantos y tantos otros y todos los que, esperemos, están por venir.

Feeling Athletic, Feeling Bilbao.

 

 

Categoría: Athletic, Curiosidades