FeelingBilbao

Porque es posible sentir Bilbao.

FeelingBilbao - Porque es posible sentir Bilbao.

Ineludible cita con Santo Tomás.

¡Buenos días!

Muchos diréis: hoy es Santo Tomás. ¡Pues no! En realidad, la festividad del apóstol Santo Tomás es el día 3 de Julio. Pero no váis desencaminados, hoy es la Feria de Santo Tomás, que se celebra en Bilbao, y que es una romería y fiesta tradicional a la que todo bilbaino que se precie tiene que acercarse aunque sea durante un corto periodo de tiempo.

Para ser sincera, no tengo recuerdos de esta feria anteriores a mi época universitaria, sin embargo, desde entonces, se ha convertido en una de mis citas ineludibles en estos días previos a la Navidad.

Pero, para todos aquellos que no lo conozcáis, ¿de qué se trata? Y es más, ¿por qué se celebra en un día que nada tiene que ver con la festividad de Santo Tomás?

La razón es muy simple. Antigüamente (parece que los orígenes se pueden remontar hasta finales del siglo XIX), la fecha marcada en el santoral para celebrar el día del apóstol era el 21 de Diciembre. Además, y al coincidir esta fecha con los días previos a la Navidad, los campesinos arrendadores de las tierras de los latifundios, debían pagar la renta a sus propietarios ricos, en su mayoría residentes en Bilbao. Por ello, se acercaban a la Villa para pagar sus tributos, y aprovechaban la ocasión para traer lo mejor de sus producciones y venderlas en el botxo y proveer así a los bilbainos de cara a las festividades navideñas.

Más adelante se decidió trasladar la fecha del santo al 3 de Julio, pero la tradición de la romería y la feria estaba ya establecida, por lo que se mantuvo en el tiempo.

A día de hoy, en la que será su 65 edición, más de 140 productores agrícolas acercarán sus productos al entorno del Arenal y, en total, 300 puestos atraerán a los visitantes y curiosos para poder degustar y comprar diferentes comidas y bebidas elaboradas por nuestros agricultores.

Es una ocasión inigualable para degustar txakoli, sidra y talo con diferentes especialidades como chorizo, panceta y muchas otras que se van sumando a lo más tradicional. Pero, sobre todo, es el momento ideal para empezar a despedir el año con amigos, compañeros de trabajo y vivir una de las tradiciones más vivas de nuestra Villa. Pasear por el Arenal y el Casco Viejo y divertirse es hoy obligatorio.

¿Se superarán este año los 125.000 asistentes del año pasado? Habrá que verlo.