FeelingBilbao

Porque es posible sentir Bilbao.

FeelingBilbao - Porque es posible sentir Bilbao.

Día de Begoña – Día del Txikitero

¡Buenos días!

Bilbao está últimamente más parado, poca actividad que destacar, prueba de ello es que hemos faltado a nuestra cita semanal de opciones para el fin de semana. Pero, gracias a Dios, la Amatxu de Begoña viene en nuestro rescate.

Y es que hoy, día 11 de Octubre, es el día de la Vírgen de Begoña. Por cierto, felicidades a todas las Begoñas que nos rodean, que en estas tierras, como no podía ser de otra forma, son muchas. Es un día para honrar a la patrona de Bizkaia, y para pasarse por la Basílica, que lucirá sus mejores galas en las misas previstas y la tradicional romería.

Talla de la Vírgen de Begoña en la Basílica en Bilbao

Pero, sin duda, lo que ha hecho que el día de hoy sea un día especial, con todos los respetos a nuestra Begoña, es la fama que los txikiteros han dado a esta celebración. Y es que hoy, gracias a Don Epifanio Mezo (Don Epi), párroco de la parroquia-catedral de Santiago, desde 1964 es “Día del Chiquitero“.

Sin duda, esta costumbre se remonta a tiempos muy pasados en los que nuestros queridos txikiteros, honraban a la Vírgen de la mejor forma que sabían, y esto es, tomando sus vinos y cantándole a la Señora. Las bilbainadas siempre han sido el tema preferido de los poteadores por excelencia, que quizás alentados por los efluvios del caldo de Baco, entonaban sus mejores voces en canciones de Bilbao, habaneras y otros, haciendo acordes entonados envidiables y armoniosos.

Y esto es lo que permanece hoy en día. Si bien es verdad que las cuadrillas de txikiteros entonando sus cánticos son un bien en extinción en nuestro Bilbao, hoy es un día en el que no vamos a dejar de verlos. Pero no sólo eso, sino que ochotes y coros semi y totalmente profesionales, vienen desde todo Bizkaia para juntarse en las siete calles y compartir sus voces con la muchedumbre, haciendo ofrendas de flores a la patrona.

Y ¿por qué en el Casco Viejo? En los cruces de la calle Santa María y la calle Pelota, existe una hucha del txikitero con forma de estatua de la Vírgen. La misma que hace pocos días ha sido destrozada por unos desaprensivos. Esta hucha, en la que los poteadores tienen la tradición de echar las últimas monedas que sobran de las rondas pagadas a escote, es recogida todos los 11 de Octubre para destinarla, primitivamente al hogar para niños huérfanos de Bilbao, ya inexistente, y actualmente, para obras de caridad a través de una ONG.

Hucha del Txikitero en Bilbao

Y ¿por qué es la que es la ubicación de la hornacina de Begoña a la que traen flores? Pues por una muy sencilla razón que no muchos conocen. A los pies de esta hucha-vírgen, en el suelo, existe una estrella en la calzada. Situándonos en esa estrella, encima de ella, seremos capaces de ver la punta del campanario de la Basílica de la Señora de Bizkaia. Y por eso, por ser el único punto en el que antaño se veía la iglesia desde la antigüa ciudad, es el punto en el que se cantaba a la Señora. Y por eso, también, enfrente de ese punto, en lo alto, se situó la hornacina con la reproducción de la Vírgen a la que se hace la ofrenda oficial en un día como hoy, y se engalana con flores traídas por todas las cuadrillas.

Para mí, a nivel personal, es un día que me trae recuerdos muy queridos de familiares que ya no están con nosotros, y una de las cosas que me gusta mostrar a los foráneos, porque nos distingue y dice mucho de nuestra historia como bilbainos. Creo que es algo que nadie debería dejar pasar y ver, por lo menos, una vez.

Y para que podáis haceros una idea, os dejo un vídeo que pude grabar hace un par de años, en un día como hoy, mientras disfrutaba de unos txikitos y de unas buenas bilbainadas en buena compañía.

Categoría: Curiosidades, Ferias